Asociación Filarmónica “Banda de Música Ntra. Sra. de Palomares” Trebujena

Asociación Filarmónica “Banda de Música Ntra. Sra. de Palomares” Trebujena
Delegación de Cádiz

Durante muchos años, hemos tenido como primer dato histórico sobre nuestra banda el que citaba Don Antonio Mesa Jarén en su libro “Trebujena, aproximación a su historia”, pero diversas investigaciones posteriores, dieron como fruto otra fuente documental, datada un año antes, en el cual se cita la banda de música de nuestra localidad.

España durante ésta época vive una difícil situación política. Hasta el año 1868 la política responde a un signo liberal moderado. En dicho año se produce una Revolución, La Gloriosa, tras la cual Isabel II queda destronada y en la que vence la burguesía progresista.

Es en uno de los viajes que realiza la Monarca a las provincias de Andalucía donde se cita a nuestra banda, en uno de sus pasajes, más concretamente, en el viaje que realiza desde Sevilla hasta Cádiz a través del Río Guadalquivir.

En aquella época nuestra población contaba aproximadamente con unos 3420 habitantes, de los cuales, según los índices de analfabetismos publicados sobre nuestra localidad alcanzaba casi el 80%, por lo que podemos deducir que el nivel de formación académica de la misma era muy escaso.

Dentro de este contexto, aparece por primera vez en la historia nuestra banda, pero ante todo hemos de tener en cuenta que estamos teniendo en cuenta alguna fuente documental fiable, aunque podríamos casi asegurar que la misma se formó años antes, debido al largo proceso de aprendizaje que dicha actividad cultural requiere.

Posteriormente serían los movimientos obreros, a través de sus centros instructivos los que se encargarían de que esa afición, la musical, no se perdiera en nuestro pueblo.

Hoy día, y tras muchos años de trabajo y esfuerzo, podemos decir que nos encontramos ante la Institución Cultural con más peso dentro de Trebujena, con una Asociación que cuenta con más del 1% de nuestra población entre sus filas, con un grupo de personas que llevan a gala por la geografía andaluza el nombre de Trebujena, y en la cual se imparte de forma gratuita una formación musical a todos aquellos que así lo requieran.

Hablar de la banda en Trebujena conllevaría nombrar a muchas personas que han pasado por ella, pero eso sería un larga tarea y casi con toda seguridad, alguno se quedaría en el tintero, y para no caer en injusticias, podríamos resumir: Trebujena tiene una banda y que asimismo la banda “la hace” Trebujena, ya que rara es la familia que no tiene algún miembro que forme o haya formado parte de la misma.

Hasta marzo de 2010, el primer dato documental que teníamos de la existencia de banda de música en Trebujena, era la fuente que citaba Don Antonio Mesa Jaren, en su libro, TREBUJENA, APROXIMACIÓN A SU HISTORIA, en el cual cita textualmente: “En Trebujena, al menos que conste con certeza, ya existía Banda de música en el año 1863. En el Archivo Parroquial se conserva una crónica de las fiestas de Palomares en dicho año donde se hace mención de la Banda local”. Pero recientes indagaciones y búsquedas han dado como resultado el descubrimiento de otra base documental en la cual, se cita a la banda de música local un año antes, es decir en 1862. Dicha base documental es el libro: Crónica del viage de SS.MM. y AA.RR. á las provincias de Andalucia en 1862, de Aristides Pongilioni, en e cual relata como su propio título indica el viaje de sus majestades por las provincias andaluzas en el año 1862. En dicho libro podemos leer:
“Los de Trebujena se veían en un bote adornado de banderolas. Una banda de música que llevaban en él comenzó á tocar la marcha al acercarse el vapor, y algunas salvas de escopeta hechas desde la orilla, fueron contestadas por aquel con un cañonazo y por las bandas que se encontraban á bordo del mismo buque real, cuyos múltiples ecos aumentados con los gritos de entusiasmo, se perdían en aquel dilatado espacio.

La Reina y su augusto esposo, saludando á aquellos leales habitantes, presentaban desde la cubierta al heredero del trono, y en estos momentos, se vio salir de entre la multitud un apuesto joven, vestido á la andaluza, y cabalgando en una preciosa jaca, que después de ejecutar varios primores de equitación con el fogoso animal, delante de los regios viageros, se dio á volar mas que á correr por la llanura, en competencia con el vapor; y cuando perdió terreno, y se vio vencido en lucha tan desigual, deteniendo su caballo casi instantáneamente, hízole doblar las rodillas en tierra, y agitando en alto su sombrero se despidió de los viageros, que no habían dejado de contemplar desde el vapor este bellísimo incidente tan propio del país en que ocurría.”

Posteriormente, a principios del siglo XX, los movimientos obreros estimaron de absoluta necesidad que los trabajadores tuvieran cultura. Y así, en el “Centro Instructivo de obreros del Campo” había una biblioteca, se organizaban conferencias y se estudiaba música. Allí ensayaba la Banda, compuesta por trabajadores. Más aún, llego a existir un “Patronato” (institución a la que el músico Antonio Pazos le dedicó un celebre e inspirado pasodoble y del cual Antonio Mesa hace un análisis, el cual expongo como anexo para aclarar hasta que punto llega la afición y el nivel musical que alcanza de forma autodidacta) a fin de fomentar y proteger este noble y espiritual arte; “Patronato” que constituían los mismos lideres obreros, sobre todo los del partido republicano y socialista. Y así, por ejemplo el presidente de dicho “Patronato” en el año 1916 era el republicano y ex-alcalde de Trebujena Francisco Galán Domínguez. Y en otra ocasión los serían José Cabral, Pepe Villagrán, Pepe Guerra, etc.

Según D, Antonio Mesa Jarén, las personas más antiguas que el conoció allá por el año 1962 le hablaban de haber conocido Banda, con más o menos interrupciones.

En 1917, un tal “Maestro Catón”, natural de rota, reorganiza la banda, conservando D. Antonio Mesa la relación de los componentes y fotografías de algunos de ellos.

En 1929 se hace cargo de la banda Vicente Pazos Jiménez y como subdirector su hermano Antonio José.

La banda se vio respaldada y protegida hasta el punto de formarse una comisión a tal fin, denominada “el Patronato” a quien Antonio José Pazos Jiménez “Maestro Pasito” le dedicó un pasodoble con el nombre “el molio”.

En 1930 se hizo cargo de la dirección Manuel Gil Garrido, que por diversas circunstancias abandonó el cargo.

Más Tarde se hace cargo de ella D. Juan Pazos “Requinto” y después currito Moreno, quienes lograron también una excelente formación. Siendo este último quien compuso el Pasodoble “Er Betis” y la obra “carnaval 1929” del cual conservamos hoy en día su pasacalle y del cual se está recuperando un popurrí.

Con la marcha a Suiza de Currito Moreno, la banda casi desaparece, hay intentos de reorganización, actúa Pérez Cumpián, así aparece y desaparece bajo la dirección de Miguel herrera Bustillos “Miguelejo”, hasta que en la semana Santa de 1963 deciden actuar tras una Cuaresma de ensayo y captación de nuevos músicos. La componían antiguos músicos de 1917. (Miguelejo, Miguel Varela, Juan de Rosa), Otros provenientes de los tiempos de Currito Moreno (Silva, Horacio, Juan Rosado, Juan “El placero”, Miguel Coyote, etc.) y los jóvenes anteriormente referidos, todos bajo la dirección de D. Antonio Mesa, así estuvieron hasta finales de los 60. Periodo en el que la mayoría compartían su trabajo de viticultor durante el día y los ensayos de la banda por la noche, gente sencilla que supieron darle una cultura musical a Trebujena y sembrar la semilla que quince años después cuajaría excelentes frutos, base de la actual Banda.

Sobre el año 1978, antiguos miembros de la banda desaparecida a finales de los años 60 organizan una academia de Música en el colegio de la Plaza Antonio Cañadas. Siguiendo con esta semblanza se traslada la antigua escuela de la Ermita de Palomares, donde ya en 1979 se palpa el inicio de la nueva banda.

Un poco más adelante se instala la pequeña banda ya formada por músicos trebujeneros, que estaban en la Banda de Lebrija dirigida por D. Gonzalo Sánchez, y por la primera generación de músicos jóvenes de Trebujena, en la bodega del entonces director D. Antonio campos Silva en la calle San Sebastián. , el cual alterna la dirección con Miguel Cabral “el Coyote”

En esta etapa cuando se produce la primera actuación en Trebujena, acompañado en su traslado procesional a la Virgen de la Soledad, contaba por aquel entonces con 18 miembros con refuerzos incluso de la Banda Santa Cecilia de Lebrija. Un año después vuelve a cambiar de local de ensayo, donde se empiezan a interpretar obras de mayor envergadura, la nueva sede es el antiguo sindicato en la calle Guzmanes (hoy en día Biblioteca municipal), continúa creciendo en número. En esa época cuando se empiezan a hacer contratos fuera de la localidad, siendo los más significativos en Semana Santa los del Prendimiento de Jerez, la hermandad del Valle y la Veracruz de Marchena.

El ayuntamiento cede de nuevo un local más céntrico y con mejores condiciones en la propia Casa Consistorial. La banda permanece aquí tres años y en este tiempo ya es conocida pos las actuaciones que realiza en la práctica totalidad de la provincia de Cádiz, con una excelente critica Musical.

En 1985 por incompatibilidad con otras actividades culturales que se realizaban en el mismo edificio, el local de ensayos se traslada a la Plaza de Abastos. Es entonces cuando en el 1er Certamen Concurso de Bandas “Germán Álvarez Beigbeder” del Puerto de Santa María gana el primer Premio Provincial de la fase B, siendo hasta entonces el galardón más importante conseguido, la banda constaba ya con un numero considerable de miembros, alrededor de 35.

Más tarde se traslada el local de ensayo al C.P. Blas Infante, aquí permanece hasta que en 1988 se ubica en un local privado que alquila la Asociación.

Justo después de la Semana Santa de 1991 D. Antonio Campos Silva abandona el cargo de la dirección y tras el la mayoría de músicos antiguos, quedando sólo 23 miembros, todos jóvenes excepto Miguel “El coyote”. Toma la dirección de la banda D. Candido Núñez Aguilar. Para solucionar este déficit se crea una academia de música para captar nuevos músicos, donde llegan a cursar estudios hasta 80 alumnos.

En esta fecha se crean los antiguos estatutos de la Agrupación Musical Nuestra Señora de Palomares, tras varios meses de discusión y debate.

En la Semana Santa De 1992 eran ya 56 los miembros de la agrupación. Continuando con la línea de actuación que se venia siguiendo tanto en educación como en inversiones.

Se cambia de local de ensayo por las dimensiones de la propia banda, hasta que el 23 de Abril de 1994 se inauguró la nueva sede cedida por el Exmo. Ayuntamiento de Trebujena en lo que fue el antiguo matadero, actual local de ensayo.

El 16 de Agosto de 1994, por acuerdo aprobado en Sesión Plenaria por el Excmo. Ayuntamiento de Trebujena, se otorga a esta asociación el RACIMO DE ORO, uno de los galardones más preciados por todos aquellos que llevan a Trebujena en su corazón, galardón que lo poseen en su haber personas tan ilustres como: Rafael Alberti, Salvador Távora, Carlos Cano, Manolo Sanlúcar y María Galiana entre otros.

Fue en Abril de 1995, cuando se proyecta lo que en antaño fue un sueño para esta asociación consumado con la aparición del trabajo discográfico: “Bendito Pañuelo”.

Asimismo, ha participado en el Certamen-Concurso de Banda “Márquez Galindo”, celebrado en Agosto de 1993 en San Fernando. También nombrar las participaciones de esta agrupación en numerosos certámenes como: I Certamen Santa Cecilia, celebrado en la localidad sevillana de Lebrija en 1994; I Certamen Santa Cecilia, celebrado en la localidad gaditana en el Puerto de Santa María en 1995; I Certamen-Convivencia celebrado en las Cabezas de San Juan (Sevilla) en 1995; I Certamen de Marchas Procesionales, celebrado en Lebrija en Marzo de 1997; I Certamen “Noches de Bandas”, celebrado en Puerto Real en Julio de 1997; I Festival de Bandas de Música de Cádiz, celebrado en Sanlucar en Agosto de 1997.

El 31 de Octubre de 1999 se hace cargo de la dirección D. José Ángel Domínguez Valderas, hasta el 31 de Octubre de 2000, cargo que abandona por circunstancias profesionales. Durante el año que dura al cargo de la banda compone la marcha “Nuestra Señora de Palomares Coronada” y el Himno “Paloma Blanca” ambos en honor de Coronación Canónica de “Nuestra Señora de Palomares Coronada”, patrona de la localidad; el 14 de Agosto de 2000, y realiza numerosas composiciones cofrades tales como Soledad, Reina y Señora de la Plata o Cruz de Guía (en memoria su padre) que se estrenó en Semana Santa de 2008, e instrumentaciones de piezas del carnaval trebujenero así como de su Himno del Carnaval.

En Noviembre de 2000, D. Justo Manuel Jiménez Fábregas, se hace cargo de la dirección de la Banda Desde entonces ha realizado composiciones procesionales tales como “Reina del valle”, en honor de los 25 años de la banda tras la dolorosa Jerezana, la cual fue incluida en el segundo trabajo discográfico de la asociación con el nombre “25 años con el Valle” en 2004; o “Esperanza por los Pobres Coronada” en honor a la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Esperanza de Sanlúcar.

También ha actuado en muchísimos conciertos monográficos, de Navidad (junto con la Coral Polifónica “Nuestra Señora de la Esperanza” también dirigida por el mismo director) en Trebujena, Sanlúcar de Barrameda, Jerez.

En octubre de 2006 se modifican los estatutos de la asociación y la banda pasa a denominarse Asociación Filarmónica “Banda de música Nuestra Señora de Palomares” incluyéndose en los mismos el galardón de la lira de Oro.

En Octubre de 2010 abandona la dirección de la asociación haciéndose cargo de esta D. José Manuel Valderas García, reconocido trombonista que se ha formado con los mejores profesores y profesor de trombón del CPM Joaquin Villatoro de Jerez de la Frontera. Músico trebujenero cuyos comienzos en el mundo de la música se encuentran dentro de nuestra asociación. Desde entonces ha realizado varios conciertos y tiene numerosos proyectos por realizar dentro de la asociación.

646450881

Próximos eventos

En este momento no tenemos próximos eventos